Síguenos desde tu correo electrónico

jueves, 20 de octubre de 2011

SONETO DESENCADENADO


El tiempo de los dos ya no conjuga.
¿Qué un día yo te amé? ¡No lo recuerdo!
Cerráronse por siempre y sin acuerdo
las horas que en silencio me subyugan.

Se dieron las caricias a la fuga
magnánimos momentos hoy me pierdo
y en ésta soledad yo sólo muerdo
las lágrimas que el viento no me enjuga.

El amarte fue más que una condena
¡Soltaste el eslabón de tu presencia!
Ya tu piel y mi piel no se encadenan.

Voy caminando plácida y serena.
Yo he soltado los grillos de tu ausencia
pues amarte...¡nunca valió la pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario