Síguenos desde tu correo electrónico

viernes, 25 de noviembre de 2011

Muchacha de cincuenta (Delfina Acosta)



Pero tus ojos tienen todavía 
la luz de las pupilas de las gatas 
que salen al encuentro de la calle. 
Y aquel plateado hilo de tu pelo 
es delicada joya, acaso sueño 
de la tiara aquella que tu amante 
te puso porque reina reclinada 
sobre su pecho fuiste en triste tarde. 
Y hay en tu voz un nido de jazmines 
que sueltan cuando el viento las sacude 
un beso de rencor y de ternura. 
Y sí, estás enamorada y abres 
tus brazos, y esta noche, estando fija 
la estrella en el oscuro firmamento, 
y atentos a un cantar los marineros, 
un largo beso morderá tu boca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario