Síguenos desde tu correo electrónico

viernes, 25 de noviembre de 2011

Pequeña antología (Victoria López)






Remontando los vuelos de la vida
escuché un día
los dialógos del alma
con el pensamiento


y al primer llanto
naciendo poco a poco
para que núnca llegue el fínal
de las transformaciones
en la hora de los pájaros



***

Esos pájaros
levantando vuelos
como inspiraciones
viajan
sobre los soplos del viento
en el espíritu

los he visto remontar
sobre las brisas
en parejas
con su aletear rompiendo
la monótonia
de mi madurez

esos pájaros
restaurando
los hálitos del alma
sobre el lago
van narrando historias
que jámas he vuelto a escuchar
porque ya no estoy

***



¿Quién será
el del aliento en las noches
proyectando su sombra
sobre las casas dormidas?

he escuchado sus gritos
bajo mis alas plegadas


***





Esperaré entre los vuelos
del mañana que no fueron,
en los que me gustaría vivir

engendrando y naciendo eternamente
me perderé en el infinito
de los vientos del sur

allí estaré sin renunciar
sobre las alas migratorías
de mi alma



***



Allá en lo alto
revuelo de plumas
calentitas de sol
descienden suavemente
sobre los prados,
donde mis pasos marchitando
los treboles dulces
despiden deliciosos aromas
que envuelven
las evoceciones de mi piel
exageradas por el resplandor
de las amarillas siestas.


***



Con el viento en las alas
contemplo las blancas arenas
de las busquedas
que se encuentran en todo camino

los espacios purpuras
son los aleros
donde se refugia sin identidad
mi alma enredada
a este cuerpo
en la hora de la ensoñación

Y las tardes se pierden en las noches
de los espíritus en llanto
porque núnca, núnca volverán



***




Aislada en el lago de los vientos
me asomo al origen
de los secretos más profundos

y me repliego encerrada
en el circulo de mi propio latido
lejos, muy lejos de los hombres

separada de mi
sin pertenecerme



***


En la hora 
que todo obscurece
los pájaros dormidos
esparcen sueños
sobre mis sueños

Que se pierden en horizontes
de crujidos y suspiros
misteriosos
surgiendo del corazón
verde de los cerros

En el nido
se acurrucan las plumas
en mi lecho
el vacío que tanto amo

No hay comentarios:

Publicar un comentario